CiU pierde el voto dual y sufre la movilización que pretendía aglutinar

Las de ayer fueron unas elecciones históricas en Cataluña. Lo han sido pese a que CiU no ha conseguido la mayoría absoluta que Mas reclamaba para liderar el proceso soberanista, y pese a que las fuerzas partidarias del derecho a decidir no han rebasado los simbólicos dos tercios del Parlament (suman 87 de 135, uno más de los que tenían). El gran hito de los comicios fue la elevada participación (69%), la mayor de la historia de las convocatorias autonómicas en Cataluña.

El fenómeno electoral catalán tenía hasta ayer dos rasgos diferenciadores, que han sido determinantes en el fracaso de CiU: el voto dual y la abstención diferencial. Por un lado, una parte muy importante del electorado acostumbraba a alternar su voto a CiU en las autonómicas con el voto a PSC o PP en las generales. Con la mutación independentista de Mas, esa dualidad ha dejado de ser posible y parece que la mayoría de electores duales han abandonado a los nacionalistas. Por otro, un sector de la población españolista, no se solía sentir concernido con las elecciones autonómicas y renunciaba a participar en ellas. Hasta ayer. El cariz plebiscitario de los comicios les llevó de nuevo a las urnas. A falta de encuesta postelectoral, es de suponer que los antiguos abstencionistas han optado ahora mayoritariamente por PP y Ciutadans, y menos por el PSC dada su ambigua postura nacional. Los socialistas, probablemente también, habrán sufrido una nueva fuga de votos hacia ICV por la gestión neoliberal de los últimos meses de Zapatero.

En el bando nacionalista, ERC y las CUP  han logrado movilizar al electorado independentista, frustrado en 2010, y apuntalan una mayoría independentista que persiste en el Parlament, salvo que CiU vuelva a modificar sus pretensiones nacionales. Como interpreta la prensa internacional y también la más catalanista, el soberanismo, aunque reequilibrado por el desgaste de CiU, no se siente en absoluto derrotado y exigirá a Mas la consulta que ha prometido.

Las izquierdas ganan en votos

En términos ideológicos, también es de resaltar el avance de la izquierda, que casi ha igualado la suma de escaños de la derecha (70 frente a 65), cuando hace dos años la distancia era mucho mayor (80-55). Como se aprecia en las tablas, en términos agregados, el mayor cambio respecto a 2010 es la victoria de las izquierdas. Éste es realmente el mayor problema para Mas, que tendrá que adaptar su política económica para que la pueda asumir ERC, su necesario apoyo parlamentario para seguir adelante con el proceso soberanista.

Anuncios
  1. #1 por Gemma Fabregat el noviembre 26, 2012 - 11:49 am

    Coincido contigo en que el soberanismo no está, para nada, derrotado; pero sí es cierto que el voto disperso y la pérdida de un liderazgo claro en el independentismo hace que los catalanes perdamos poder de negociación a Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: