Cómo celebrar la consulta independentista legalmente

La nueva legislatura en Cataluña va a estar marcada, además de por el incierto resultado del pacto CiU-ERC, por la promesa de Artur Mas y la exigencia del resto de partidos soberanistas de celebrar un referéndum. Aunque el Gobierno central da por desactivado el independentismo, la fijación de una fecha para la consulta será de los primeros puntos del acuerdo entre convergentes y republicanos.

Frente a la vulneración del ordenamiento legal que significaría la convocatoria desde el Parlament de un referendo, Mas tiene una oportunidad única para consultar a los catalanes sobre la independencia de forma legal. Basta con que aguarde hasta 2014, solo unos meses después de cuando lo pretende ERC y en el año del tercer certenario del fin de la Guerra de Sucesión y la toma de Barcelona. Una fecha simbólica para el nacionalismo catalán.

En junio de 2014 los catalanes podrían decantarse, o no, por la independencia. Y no hará falta que el Parlament invada competencias estatales para consultárselo. La clave es que en ese mes se deben celebrar las elecciones al Parlamento Europeo. Es una convocatoria comunitaria, que el Gobierno central no puede anular. En esos comicios, basta con que los partidos que quieren la independencia se agrupen en una única candidatura, con el nombre inequívoco SÍ (son las siglas de Solidaritat, pero dudo que ponga objeciones a prestarlas para esta ocasión) y con un único punto en el programa común: proclamar la independencia de Cataluña si los ciudadanos la apoyan mayoritariamente.

El valor jurídico de una consulta celebrada en estas condiciones sería tan nulo como el de otra realizada sin el permiso del Tribunal Constitucional, pero políticamente sería mucho más irrebatible porque los detractores de la independencia no podrían boicotearla. PP, PSOE y, seguramente, Ciutadans se presentan a las elecciones europeas, por lo que estarían obligados a concurrir y pedir el voto para esos comicios. Los votantes partidarios de la unidad de España no se agruparían bajo una misma papeleta, pero bastaría con observar si la opción SI supera el 50% de los votos válidos para juzgar el apoyo a la secesión.

Puede que haya nacionalistas catalanes a los que les parezca poco digno celebrar un referéndum tácito, pero sería una estupenda ocasión para debatir a nivel europeo el futuro de una Cataluña independiente.

En las elecciones del 25-N, las fuerzas que se decantan por la secesión sumaron el 49% de los votos. En las europeas de 2009 sumaron menos del 32%, pero con una abstención del 62%.

Anuncios
  1. #1 por jomateix el diciembre 19, 2012 - 9:12 am

    Una pequeña corrección: las fuerzas partidarias de la sobiranía sumaron un 66% de los votos (CIU, ERC; ICV; CUP); no un 49%.

  2. #2 por resacapolitica el diciembre 19, 2012 - 9:56 am

    No comparto tu corrección. He escrito “las fuerzas que se decantan por la secesión”, por lo que he dejado fuera a ICV-EUiA que no tiene definida su postura en caso de un referendum independentista. De lo que sí están a favor es de que se pueda celebrar dicha consulta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: