Remanso de paz en la #XAsambleaIU

Izquierda Unida celebra este fin de semana en Madrid su décima y más pacífica asamblea federal. El cónclave, al que asisten un millar de delegados, comenzó ayer con el debate del informe de gestión del coordinador saliente y único candidato al liderazgo de la coalición, Cayo Lara, que recibió un abrumador 91% de votos favorables y únicamente un 1% en contra.

Durante la primera jornada, en la que además del coordinador federal intervinieron representantes de las distintas federaciones, se exhibieron más los conflictos locales que los federales y tuvo su punto álgido durante las intervenciones de las federaciones extremeña y andaluza. Ambas representan las posiciones más dispares y más tabú en el seno de la organización. La abstención cómplice con un gobierno del PP y la participación directa en un ejecutivo del PSOE. Y sendos líderes, las explicaron de forma solvente. 

Escobar, que intervino precedido de una dura crítica de la representante del sector minoritario -aunque se autodenomine lo contrario- extremeño que aboga por romper con Monago y veladamente habló de intereses ocultos, tuvo una de las mejores frases de la larga jornada, al negar el “derecho de pernada” del PSOE para pactar cuando le place con IU. El conflicto lo zanjó Cayo Lara al reconocer que tendrán que ser los afiliados extremeños de IU quienes reviertan la postura que incomoda a la dirección federal y al prometer que no habrá “injerencias” ni se hará “sangre”, pese a que los estatutos que hoy se debaten reducen el “derecho a decidir” los pactos, en palabras de Escobar, que tienen las federaciones. El dirigente extremeño, el único coordinador que no firmó la candidatura de Cayo Lara, también contribuyó a la concordia al afirmar que la gestión de éste había sido un “exitazo” y al pedir perdón por las molestias causadas.

El coordinador federal saliente y mañana entrante sí que respaldó sin ambages la postura de IU en Andalucía y resaltó los buenos resultados que muestra la última encuesta. A Valderas también le ayudó que a la X Asamblea de IU no haya acudido, al menos de momento, Gordillo y que el tono de los representantes de las corrientes críticas andaluzas fuera moderado.

Pero el conflicto que más preocupaba se solucionó antes del inicio de la asamblea. La Izquierda Abierta de Llamazares pactó su inclusión en una lista unitaria a los órganos de dirección de la coalición. Tampoco se espera lista propia de la CUT-BAI de Gordillo, por lo que frente al caos de las cinco listas de la IX Asamblea, la votación de mañana se prevé también casi unánime. Más debate se espera en las comisiones, en particular en la de los estatutos, en los que el Área de Juventud, donde aún más que en el resto de la coalición son mayoría los comunistas, quiere ganar cuota y soberanía.

Pese a la sensación de unidad que transmite esta asamblea -por mucho que Llamazares recibiese ayer severas críticas por su apoyo tácito a Exker Batua-, Izquierda Unida haría bien en no acomodarse en el triunfalismo tras las subidas electorales y demoscópicas, y aprovechar el cónclave para, como reza el lema de la cita, “transformar la movilización en organización, la rebeldía en alternativa y la alternativa en poder”. Y eso pasa, tal y como recordó el mayor activo de IU, Alberto Garzón, por “poner en entredicho los métodos tradicionales de hacer política”.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: